CURA2

DENUNCIA DE ABUSO SEXUAL EN LA DIÓCESIS DE RÍO CUARTO

Ante una denuncia realizada contra el presbítero Carlos Alberto Maffini, de la diócesis de Villa de la Concepción del Río Cuarto, el obispado emitió hoy un comunicado en el que explica la situación actual.

La denuncia fue presentada el 7 de marzo, por parte de una mujer adulta, sobre un supuesto delito contra la integridad sexual, cometido por el presbítero Carlos Alberto Maffini, quien residía en la localidad de Carnerillo donde prestaba servicio pastoral sin ser el párroco, detallan.

Ese mismo día el obispo diocesano dispuso el inicio de la investigación previa que manda el Código de Derecho Canónico. Simultáneamente suspendió cautelarmente al mencionado presbítero del ejercicio público del ministerio sacerdotal.

El Obispado de Río Cuarto manifiesta su profundo dolor ante este hecho y, especialmente, por el daño ocasionado. A la vez expresa su total disponibilidad para colaborar con la justicia penal del Estado.

Las siguientes citas forman parte de la entrevista realizada por medios de Río Cuarto al Doctor Luis Sanchez, abogado de Del Campillo quien en 2007 ya había alertado al Obispado sobre las conductas del cura en dicha localidad .

«Entre el 2007 y 2012, cuando estuvo Maffini en el lugar le comunicamos personalmente y por escrito al Obispo sobre las conductas del cura»

«Nosotros nos pusimos a disposición para realizar la denuncia penal pero la gente no se animó a denunciar.

«Maffini era colaborador del cura de Del Campillo. Estuvo cuatro años aquí. Reconocía que estaba bajo tratamiento psiquiátrico»

«Las mujeres hablaban de tratos llamativos y en una oportunidad, una conducta que involucraba a un menor. No hablamos de abusos, sino de conductas llamativas. El niño no se encontraba en su domicilio, los padres lo buscaban y apareció en la casa del cura»

«La nota la remitimos a la mesa de entrada del Obispado de Río Cuarto. Esto fue en el 2007»

«Nunca tuvimos respuesta. Incluso el cura se quedó en el pueblo a pesar de las conductas incompatibles. En Del Campillo somos 2.500 habitantes y nos conocemos todos»

«Después lo retiraron de la localidad. Como en muchos casos, los curas pasan de pueblo en pueblo. Ahora, nos enteramos lo que sucedió en Carnerillo»

«Las parroquias actúan como aguantaderos de estos presuntos delincuentes. La Iglesia aparece como encubridora»- Concluyó.




No hay comentarios

Añadir más